COLUMNA. El Cubo. Aprendiendo bien.

El gobernador de Morelos cada vez más deja de ser futbolista y se convierte más en un político. 

A pesar que desde el inicio de su carrera política negaba rotundamente ser un político y que tal vez eso le agradaba a la gente que lo hizo presidente de Cuernavaca. 

Ahora que ya es gobernador de un estado en llamas y que su ego le hace decir cosas como que el ganó por sus propios méritos y no por una oleada como muchos piensan; a un año de asumir la gubernatura, el mandatario realiza actos espectaculares donde anuncia el inicio de obras, de inversiones y hasta de ideas que aún no se  concretan; por cierto, actos muy propios de un político, pues bien dicen que hasta para hacer la pavimentación de una calle, hay que celebrar la aprobación del presupuesto, la colocación de la primera piedra, el arranque de la obra y si se puede, la entrega de la calle a los vecinos. 

Así se vivió el evento que con música, la presencia de los presidentes municipales de la región y un ambiente festivo, realizó El Cuahu en Tepalcingo, dónde tampoco faltaron los acarreados, un evento muy, muy político, al puro estilo del priísmo.

Sin embargo, a ¿quién no le gusta que le aplaudan? Y es precisamente lo que fueron a hacer todos los asistentes, aplaudir, pues el presupuesto se reparte entre quienes aplaudan más fuerte. 

 Se nota que va aprendiendo bien o  mal según se quiera ver
.. qué cosas no...

oriente radio

Rodrigo Anell Ortíz