Hace poco más de dos semanas comenzaron a presentarse algunos casos de infección por el virus Coxsackie, que está presente en secreciones de la nariz, saliva, mucosidad, y en el líquido de las ampollas. Se propaga por la tos, estornudos, contacto directo con la persona enferma, a través de las heces, contacto con objetos contaminados, como juguetes, cubiertos, etc. Rápidamente fueron detectados al menos en una escuela del municipio de Jonacatepec. La directora de la Institución puso en alerta a las autoridades sanitarias a través de la Jurisdicción III, ubicada en Cuautla, Morelos, quienes prácticamente con la misma velocidad tomaron nota en su máquina de escribir invisible y no hicieron absolutamente nada.

La directora por su parte, junto con los padres de familia determinaron que se suspendieran las clases en la escuela por el resto de la semana para evitar más contagios.

La semana pasada algo similar ocurrió en la Secundaria Antonio Caso de Cuautla, Morelos. A pesar de que el virus no suele presentarse en niños mayores, los casos se multiplicaron y la escuela optó por suspender labores para evitar su propagación.

Los síntomas no son graves, suele manifestarse con salpullido rojo en las manos y pies que puede convertirse en ampollas, e incluso aparecer en otras zonas como el área genital. Así como llagas en la boca; fiebre; dolor de garganta; malestar general y falta de apetito, sin embargo, cualquier padre sabe que tampoco es grato saber enfermo a un hijo.

Esta semana, los síntomas de la infección comenzaron a manifestarse en otra escuela privada del municipio, que está estudiando qué medidas tomará a continuación, sin embargo, resulta particularmente llamativo la omisión de las autoridades de salubridad para tomar cartas en el asunto: si bien al tratarse de una enfermedad causada por un virus que no tiene un tratamiento específico y eso limita las acciones que puedan tomarse para el tratamiento, también es importante que la autoridad sanitaria intervenga para evitar el mayor número de casos, informe a la sociedad para que sepa que no deben administrarle antibióticos a los menores ya que no tienen ninguna acción y qué acciones pueden llevar a cabo para disminuir los malestares en los menores.

Desde Oriente Radio hacemos un enérgico llamado a la autoridad, municipal en primera instancia para que se involucre y en segundo lugar a los Servicios de Salud del Estado para que al menos, si piensan quedarse con los brazos cruzados, tengan la amabilidad de realizar una campaña informativa.

oriente radio

Francisco Javier Marín Amaro