OPINIÓN: ¿Por qué se mata en México?

¿Por qué se mata en México?

Porque se puede.

Se trata de una respuesta aparentemente simplista y que raya en lo absurdo, pero no lo es. Más allá de las causas de la violencia, que ya una considerable cantidad de investigadores han estudiado con hipótesis variadas y que por lo general apuntan a un entramado de ellas y no a una solitaria que sea la fuente inagotable de todos los horrores que vemos hoy en día, la realidad es que, con independencia de sus causas, la violencia, en particular la que tiene que ver con los homicidios en México, hoy en día es tal, simple y sencillamente porque se puede asesinar a alguien y tener una razonable certeza de que no pasará nada. ABSOLUTAMENTE NADA.

El estado de derecho y las instituciones del Estado son tan flacos y se encuentran tan corroídos por la corrupción que su existencia es apenas un marginal recurso para evitar admitir que simple y sencillamente hay un enorme vacío de autoridad en el país, a tal extremo que, por estúpido que parezca, entre mayor sea el poder criminal de una persona, menor es la posibilidad de que el Estado actúe en su contra.

Si el día de hoy, usted tuviera un impulso homicida irrefrenable, bastaría que tomara un mínimo de precauciones para que la autoridad no tuviera elementos para investigar, menos aún para aprehenderlo y ya no digamos procesarlo. De verdad; podría abordar una motocicleta de las miles que abundan sin placas, comprar un arma de las miles que abundan sin registrar y atacar a cualquier persona para después darse a la fuga en las miles de calles donde no hay un policía a la redonda. El Ministerio Público levantaría el cadáver, giraría oficios para la policía de investigación y los peritos que considere pertinentes; que harían entrevistas a testigos y familiares que aportarían poco o nada a la investigación en la que habría pocos o ningún indicio material útil que conduzca a su identificación o captura, eso mientras el asunto tenga todavía un halo de urgencia, porque en pocos días -sino es que en horas- habrá un homicidio igual o peor, con menos elementos de prueba y los mismos recursos para su investigación y así en un infinito ciclo de violencia que no cesa y que mantiene rebasado al estado, porque incluso, cuando consigan aprehenderlo, es posible que haya tales deficiencias en la investigación que pueda ser libre a causa de éstas pese que usted sea el responsable.

En México se mata porque se puede; porque el criminal sabe que saldrá impune, el homicida, el ladrón, el secuestrador. En México, prácticamente todos los estados tienen un índice impunidad que ronda el 90%; todos ellos saben que necesitan un mínimo de precauciones, quizá un golpe de suerte o de plano, el auxilio de las autoridades que tienen en la nómina para que sea cual sea su delito, seguirán gozando de libertad, mientras usted y yo, vemos -cuando no padecemos- que ellos se siguen saliendo con las suya y nosotros pagamos los platos rotos.

 

oriente radio

Francisco Javier Marín Amaro

Licenciado en Derecho. Columnista y locutor en Oriente Radio. Consultor jurídico en Servicios JM y Conductor del programa "La Ensalada"